sábado, 30 de octubre de 2010

¿Él? era un mar de contradicciones, la felicidad personificada, lo correcto, la pieza que faltaba en mi vida, era... como la heroina, tentadora, y necesaria cuando ya la has provado.
¿Yo? era todo lo contrario, era descuidada y soñadora, vividora, risueña, era única, y distinta de todas las demás chicas.
¿Nosotros? su persona junto a la mia, palabra que jamás llegaria a existir en nuestro vocabulario, un caso hipotético, como muchos otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario