martes, 11 de octubre de 2011

.

Cuando una persona persona decide irse de tu vida, siempre hay algo que te empuja a pedirle que se quede a tu lado. Casi que le ruegas con todo tu corazón que no te abandone. Pero es comprensible, cuando una persona se va, deja un vacío enorme, y todos a fin de cuentas tenemos un cierto miedo al vacío.

D.

Hay días, en los que te hechos de menos, otros, simplemente me limito ha pensar en el pasado, en lo que fué, en lo que pudo haber sido, pero que ya no será.