martes, 11 de octubre de 2011

.

Cuando una persona persona decide irse de tu vida, siempre hay algo que te empuja a pedirle que se quede a tu lado. Casi que le ruegas con todo tu corazón que no te abandone. Pero es comprensible, cuando una persona se va, deja un vacío enorme, y todos a fin de cuentas tenemos un cierto miedo al vacío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario